Salud

Puedes ser más joven de lo que piensas

12/05/2021
Generación silver

Conoce tu edad biológica

Empezamos a envejecer desde que nacemos, por lo que el envejecimiento es un proceso lento, silencioso y progresivo, que se manifiesta a través de una serie de síntomas y signos que se pueden medir, lo que implica que podemos saber lo viejos o jóvenes que somos.

Tu edad biológica, la verdadera edad de tu cuerpo, o si lo prefieres, tu grado de envejecimiento, se puede conocer midiendo estos signos o síntomas a los que llamamos marcadores biológicos, que describiré a continuación.

Estos marcadores biológicos varían con los años y sus niveles nos van indicando cual es nuestra edad verdadera. No obstante, estos niveles, no dependen directamente de la edad, sino que dependen en un 20%, como máximo, de la genética y la epigenética y en más de un 80% de nuestro estilo de vida.

Dependiendo de nuestro estilo de vida, de nuestros buenos y malos hábitos seremos más jóvenes o más viejos de lo que marca nuestro DNI.

La ciencia nos demuestra que, sea cual sea la edad nuestra edad, tenemos la posibilidad de enlentecer nuestro envejecimiento incluso, aunque sea difícil de creerlo, de revertirlo, dicho de otra manera, de rejuvenecer y todo ello tan solo mejorando nuestro estilo de vida.

Te estarás preguntando, ¿Cuáles son estos marcadores biológicos?

Para empezar debes saber que la mayoría de los marcadores biológicos son fácilmente valorables si realizas la consulta con un médico, ya que se pueden evaluar de una forma simple mediante diferentes exploraciones,  aunque otros necesiten de un análisis de sangre, orina y/o saliva. También gracias al análisis de otras pruebas complementarias como la gammagrafía ósea, o la resonancia magnética cerebral nos permite obtener información de cuál es tu edad actual.

  • Entre los marcadores biológicos más frecuentes tenemos la tensión arterial, la cantidad de grasa corporal, los umbrales auditivos y visuales, el espesor de la piel, el estado de las encías, la capacidad para regular la temperatura, la capacidad aeróbica, la tasa metabólica, los niveles hormonales, la respuesta inmunológica, la densidad ósea, los niveles de colesterol, la tolerancia a la glucemia, la presencia de fenómenos inflamatorios.
  • Entre los menos frecuentes, debido a su coste, cabe destacar el análisis de la integridad del ADN o de la longitud de los telómeros.
  • Hay otros marcadores biológicos que no necesitas de la visita de ningún especialista para conocer como están y son el rendimiento físico y la fuerza muscular.
  • Por último existe otro grupo de biomarcadores que se analizan mediante test y exámenes neuropsicológicos y que también nos indican tu edad real ya que valoran tu rendimiento intelectual y tus capacidades cognitivas.

Como has podido comprobar, ya conoces cuales son los niveles de la mayoría de tus biomarcadores. Sabes si tienes elevado el colesterol, el azúcar, o la tensión arterial, tu fuerza o capacidad para hacer ejercicio, etc. 

Para conocer tu edad real se compara el resultado de los niveles de tus marcadores biológicos, cuantos más mejor, con los de la población de tu misma edad y mediante un estudio estadístico, utilizando diferentes algoritmos, se puede conocer cuál es tu edad biológica que en muchos casos no se corresponderá con la edad que nos marca el DNI.

Los estudios indican que los resultados obtenidos en personas menores de 40 años pueden tener una edad fisiológica seis años mayor o menor que la cronológica, siendo esta diferencia todavía más acusada cuanto mayor es la edad.

Aspecto físico y edad biológica

Para terminar, son varios estudios que relacionan la valoración del aspecto físico de una persona con su edad biológica, por lo que nuestro aspecto físico, objetiva y subjetivamente, ya nos da una idea de cuál es nuestra edad biológica.

Belsky, en un estudio sobre la cuantificación del envejecimiento en adultos jóvenes, propuso a sus alumnos de la universidad de Duke que identificaran sobre una fotografía frontal de la cara los individuos que creían que su edad biológica no se correspondía con su cronológica. El resultado obtenido fue que detectaron fácilmente los individuos que presentaban una edad biológica superior a su edad cronológica, lo que le llevó a afirmar que la edad también puede medirse desde el exterior.

Estudios posteriores han ido analizando los rasgos faciales para evaluar si pueden ser un indicativo más de la edad biológica de las personas.

Se ha detectado que la separación entre de la boca y la nariz va aumentando a medida que la persona envejece y que los bordes de los ojos van cayendo con la edad. Posteriormente, se han publicado otros estudios bajo la misma hipótesis de trabajo, analizando diferentes parámetros morfológicos faciales con los mismos resultados. El análisis morfológico del rostro es un indicador de la edad real.

Estos resultados explican la sensación que tienes cuando te encuentras a un conocido que hace tiempo que no ves, y la primera impresión que sientes es que está más avejentado o más joven de lo que le correspondería por su edad cronológica.

Como dijo Cicerón, “la cara es el espejo del alma”. Por este mismo motivo es lógico pensar también que cuanto mejor funciona nuestro cuerpo más jóvenes nos sentimos.

Recuerda que tú puedes mejorar tu edad real, tu edad biológica, mejorando tu estilo de vida.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply