Estilo de vida

Pueblos y Calidad de vida

16/12/2019
Generación silver

Según los últimos datos publicados por el Grupo Banco Mundial, correspondientes al estudio del año 2018, el 55,27% de la población mundial vive en ciudades de más de 300.000 habitantes. Si nos fijamos en Europa es el 75% de la población y el 82% si lo analizamos en Estados Unidos.

A medida que vamos cumpliendo etapas, los beneficios de vivir en las grandes ciudades van perdiendo protagonismo, debido al coste personal y económico que ello representa.

En las grandes ciudades es donde se concentran las oportunidades de trabajo, de educación pública o privada, de centros comerciales, autoservicios  y centros de ocio  por lo que están preparadas para satisfacer gran parte de las necesidades que tenías hasta ahora, sin embargo te obligan a soportar el tráfico y las aglomeraciones, el mayor coste de vida, la rapidez del día a día, la despersonalización, el individualismo y el anonimato, por lo que no favorece disfrutar de una buena calidad de vida, comparada con la que nos pueden ofrecer las pequeñas comunidades. Aunque las administraciones realicen constantes inversiones para hacer más amigable y operativo el entorno de las grandes urbes, en este momento en que ya no tienes la necesidad de muchos de los servicios que te ofrecen, es posible que te hayas planteado, o te plantees en un futuro, si te compensa vivir en ellas y si es esta la vida que deseas para esta nueva etapa.

Según la OMS, entendemos como calidad de vida «la percepción de un individuo de su situación de vida, puesto que en su contexto de su cultura y sistemas de valores, en relación a sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones». Nuestros objetivos, expectativas preocupaciones y escala de valores han cambiado, de aquí que podamos valorar que frente a la vida que hemos llevado en la ciudad, actualmente o en un futuro próximo, una pequeña comunidad nos puede ofrecer una mejor calidad de vida.

Es importante preguntarte dónde y cómo quieres vivir en el futuro, ya que el entorno físico y social que escojas, tendrá una gran influencia sobre la experiencia y las oportunidades de que dispondrás al envejecer.

A medida que pasen los años, es más fácil sentirse desplazad@ y sol@ en la gran ciudad que en una comunidad más pequeña, ya que hoy en día no compartimos la casa con nuestros hijos, desconocemos o no nos relacionamos con la mayoría de nuestros vecinos y además nuestros amigos pueden vivir más o menos lejos, por lo que no es fácil reunirse con ellos, si a ello le sumamos la propia arquitectura, estructura e idiosincrasia de la gran ciudad es muy posible que con los años veas restringidas  tus libertades y tu calidad de vida. Por todo ello es bueno empezar a plantearse si ya no necesitas vivir en una gran ciudad o como describe el título de la película dirigida por Pedro Lazaga en el año 1966 y protagonizada por Paco Martinez Soria, “La ciudad no es para mí”.

Silver economy

La vida en una pequeña comunidad no solo te puede beneficiar mejorando tu salud y calidad de vida, sino que también tu economía va a salir beneficiada, sean cuales sean tus ahorros o la pensión de que dispongas. Por el solo hecho de vivir en un pueblo mejorará tu capacidad financiera ya que la mayoría de ellos te ofrecen un coste de vida más barato. También el precio de la vivienda es más asequible, tanto si es de alquiler como si es de compra lo que te puede facilitar la posibilidad de disponer de una casa unifamiliar incluso de un patio o un terreno que puedes cultivar o va a proporcionar un contacto más personal e íntimo con la naturaleza. En la ciudad no te das cuenta, porque ya lo tienes interiorizado, pero pagas por todo y todo es más caro. Los impuestos municipales son más caros, la compra diaria es más cara, los servicios como restaurantes, bares, mecánicos, electricistas, fontaneros… todo es más caro.

Healthy life o vida saludable

Tal y como ya te he apuntado, las ventajas de vivir en un núcleo de población más pequeño no se limita tan solo a su menor coste de vida, sino que fácilmente va asociado a una mejor calidad de vida. La healthy life o vida saludable que encontrarás en estos entornos empieza por esta paz especial que se respira en los pueblos resultado de la vida más relajada que llevan sus habitantes, el poder respirar un aire más puro, incluso la luz es diferente ya que no hay polución, menor contaminación por ruido, mayor contacto con la naturaleza lo que te puede permitir despertarte con el sonido de los pájaros, todo ello facilita la paz interior, un menor nivel de ansiedad y estrés junto con una mayor sensación de bienestar. También te será más fácil llevar una alimentación más natural y sana, ya te beneficiarás de la posibilidad de adquirir alimentos de pequeños productores de tu entorno o de consumir productos que hayas cultivado personalmente. Uno de los acontecimientos semanales en estas poblaciones siguen siendo los mercados a los que es difícil evitar porque normalmente se instalan en el centro de la población, ello te obligará en un principio y de una forma inconsciente, a la compra de comida natural y fresca, por lo que irás perdiendo el hábito de consumir alimentos procesados y ultraprocesados.

Al contrario de lo que podemos ver en las grandes ciudades, es frecuente en los pueblos ver a personas de edad avanzada que se desplazan siempre andando o en bicicleta ya sea para ir a la compra, a ver a sus vecinos o simplemente para pasear y nadie se escandaliza, incluso si llevan el bastón en la cesta de la bicicleta. Todo ello sería impensable en una gran ciudad.

Relación social

Otro valor y quizás el más importante que nos ofrece la vida en los pueblos es la facilidad de socializar al final todo el mundo se conoce y termina saludándose. También existe una gran disponibilidad con tus vecinos, tu terminas preocupándote por ellos y ellos por ti, con lo que dejas de depender obligatoriamente de la familia, son los vecinos quienes de una forma natural se interesan por ti y tu por ellos lo que te permite mantener tu independencia, todo ello te ayuda a mantener tu salud física y mental y evitas llegar a ser una carga para la familia. Os habéis preguntado ¿porque hay tan pocas residencias geriátricas en los pueblos? Sabemos que la vida social es básica para la felicidad y que la soledad favorece la depresión y según los estudios acorta la vida. En los pueblos como has visto no puedes estar solo, y seguro que terminas participando de las actividades de la comunidad.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Zonas Azules. Estilo de vida y longevidad. – Generación Silver 18/01/2021 at 19:38

    […] Una vida social activa . El vivir en pequeñas comunidades facilita la relación entre los miembros de la familia y de la comunidad, participando activamente de las actividades. Son muchos los estudios que demuestran que la socialización es un factor muy importante para la longevidad y que las personas que se sienten solas presentan una menor esperanza de vida. […]

  • Leave a Reply